niño llorando frente a un plato de comida

ENFRENTANDO 5 CAMBIOS QUE LLEGAN CON LOS 2 AÑOS


Pasa de bebé a niño

Ahora que empezaste a contar la edad de tu hijo en años y no en meses porque ya es un niño de 2 años, notarás que su cara cambia, deja de verse como bebé y empieza a verse como niño. En esta etapa sus brazos y piernas pierden volumen y su columna se endereza porque hace más actividades. Sin embargo no te preocupes si no crece o pesa mucho más que antes, en esta etapa crecen más lento que hasta ahora. 

Le salen los dientes que le faltaban

Tu pequeño ya tiene la mayoría de sus dientes y está familiarizado con las molestias que llegan cuando estos salen, sin embargo puedes ayudarlo a controlar las de los molares que le faltan, dándole trozos de frutas duras o zanahoria, preferiblemente frías. Es importante que continúes con la limpieza de sus dientes con un cepillo pequeño de cerdas suaves y crema dental para niños, pues es ideal hacerlo en niños de 2 años para crearles el hábito de higiene dental.

Ya no hace todo como tú se lo dices

El primer cambio importante en el comportamiento del pequeño se produce durante los terribles dos años.

Hasta entonces, tu pequeño se guiaba por tus modelos y decisiones y las de su padre. Pero en esta etapa empieza a entenderse como un individuo con deseos y opiniones propias.

Esta fase genera tensión en los padres que comienzan a lidiar con las primeras resistencias de los niños, y en los pequeños que quieren tomar sus propias decisiones, pero no están seguros de cómo hacerlo sin la ayuda de sus padres.

Es un momento de conflictos emocionales intensos, que forma parte del desarrollo natural de tu hijo. Aquí lo mejor será guiarlo en sus decisiones para que sienta que está siendo tomado en cuenta.

Su estado de ánimo cambia en un segundo

En esta etapa de crecimiento y desarrollo empieza a formar su personalidad y mientras lo hace, muchas veces pasa de estar feliz a llorar sin ninguna razón, pues está en una lucha con él mismo por controlar sus impulsos, sentimientos y hasta su propio cuerpo. Enfrentar estos cambios de ánimo no es fácil, pero acudir a la paciencia y el amor, siempre será la mejor opción.

Pide a gritos independencia

Una vez que los niños comienzan a hablar y caminar, pasan a entenderse como individuos, con acciones y elecciones autónomas. Estos cambios físicos y psicológicos que están ligados al desarrollo motor del niño, implican cambios de comportamiento, pues tu hijo ahora quiere ser independiente.

En esta fase, escuchamos los primeros “no” de nuestros pequeños y nos encontramos en situaciones que antes eran rutinarias y ahora se salen de control. Eso significa que tu hijo necesita una charla seria a esta edad. Pero tranquila, es una fase para que él entienda su autonomía como persona y tú pongas reglas de sana convivencia.