Mujer embarazada tocando con amor su barriga

MITOS Y VERDADES ENTRE EL PARTO NATURAL Y LA CESÁREA


Cuando llega el momento del parto es normal que muchas mamás se pregunten si es mejor tener a su bebé por parto natural o por cesárea y hay ciertos mitos que se tienen acerca de estos dos métodos, pero no debemos creer todo lo que se nos dice. 

LA CESÁREA: 

1. El proceso es más fácil y dura menos tiempo.

Falso. Al ser una cirugía conlleva consigo más cuidado que un parto natural, hay más riesgos quirúrgicos y el postoperatorio es mucho más doloroso y demorado. Es recomendable hacerla solo si el médico lo indica.

2. Duele menos que un parto natural.

Falso. Si bien en el parto natural se siente el dolor inmediatamente después de tener al bebé, en el parto por cesárea no se siente durante la cirugía, pero luego de esta el dolor es mucho más intenso. 

3. El bebé recibe menos oxigenación.

Verdad. Cuando se realiza el parto por cesárea hay más posibilidades que el bebé sufra una insuficiencia respiratoria que si fuese por parto natural. 

PARTO NATURAL:

1. El parto natural significa menos riesgo para la mamá. 

Verdad. En el parto natural se pierde la mitad de la sangre que lo que se perdería en un parto por cesárea además se reduce el riesgo de infección uterina. 

2. La mujer debe rasurarse el vello púbico antes del parto. 

Falso. El rasurarse antes del parto aumenta la posibilidad de contraer más infecciones en esa zona dado que la vagina no cuenta con los mecanismos de defensa naturales para protegerse. 

3. El bebé podrá estar con la madre de manera inmediata.

Verdad. Al ser un parto natural el contacto con el bebé se puede realizar de manera inmediata lo que ayuda a generar un vínculo afectivo más estrecho con el niño