Identifica cuáles son los síntomas del estreñimiento en tu niño

El estreñimiento es la defecación poco frecuente y/o dolorosa de heces duras y/o grandes. La defecación infrecuente (ejemplo: cada 4 a 5 días) de heces blandas o suaves y sin esfuerzo no es estreñimiento.

Un niño que defeca todos los días heces duras, con esfuerzo, es un niño con estreñimiento. Lo que define al
estreñimiento no es la frecuencia o veces que el niño defeca, sino la consistencia o el esfuerzo que hace para expulsar las heces.

El dolor abdominal es otro de los síntomas que se suele presentar junto con el estreñimiento, pero su presencia o
ausencia no es necesaria para definir o detectar el estreñimiento. Usualmente, un niño estreñido no quiere comer, no tiene apetito o está irritable. Estos síntomas o molestias desaparecen una vez que se corrige el estreñimiento.

Las manchas de heces en la ropa interior de los niños, que ya saben controlar esfínteres (por lo general involuntario), son otras de las complicaciones del estreñimiento durante un período de tiempo prolongado. En esos casos, un examen rectal realizado por el profesional de la salud es muy importante; sin embargo, en muchos de los casos, este examen no se suele realizar.

La palpación de heces en el recto puede indicar la presencia de una masa de heces duras y secas que permanecen obstruidas en el recto del niño, lo cual permite descartar la posibilidad de otras enfermedades o anomalías en el ano o recto. Otra de las pruebas que se puede realizar es el examen del abdomen y otros exámenes, como la radiografía simple que nos podría ayudar a ver el grado de retención de heces y a monitorear cómo va el tratamiento del niño con estreñimiento severo.

Referencia bibliográfica: Acta Pediatr 89: 18-21. 2000.

 

202115996 (v1.0)