Pancita de mujere embarzada con porción de fruta en la mano

Cómo alimentarte correctamente durante el embarazo y el periodo de lactancia

Conoce cuales son los nutrientes que te ayudarán a tener una buena nutrición durante tu embarazo y etapa de lactancia, lo cual te permitirá darle a tu bebé todo lo que necesita a través de ti.


Mantener una buena nutrición durante el embarazo y el periodo de lactancia es muy importante tanto para ti como para el desarrollo de tu bebé. Todos los nutrientes que recibe tu bebé dependen de lo que tú consumas, por eso, tienes que permanecer atenta a cómo te alimentas.

Apenas descubres que estás embarazada es común que te preguntes si necesitas comer por dos o cuáles son los mejores alimentos para ayudarte en esta nueva etapa de tu vida. 

Tu correcta nutrición es clave para la formación del feto durante la gestación, mientras que en la lactancia los alimentos adecuados te ayudarán a tener mayor energía y darle a tu bebé una mejor alimentación a través de tu leche materna.  

Los pescados, los productos lácteos y los vegetales son tres alimentos fundamentales que requiere tu cuerpo durante estas dos etapas tan maravillosas como lo son el embarazo y la lactancia. Además, pueden ayudarte a evitar un desgaste nutricional, que podría terminar en un cuadro de anemia o descalcificación ósea.

Ácido docosahexaenoico (DHA)

El DHA es un ácido graso poliinsaturado, que interviene en la concepción, el crecimiento y el desarrollo tanto del embrión como del bebé en sus primeras etapas. Por esto se recomienda su consumo tanto para las mujeres embarazadas como para las madres lactantes. 

Incluir pescados azules como la caballa, el bonito, el jurel y la anchoveta son una forma sencilla de sumar este componente clave a tu dieta. 

Proteínas 

Estos nutrientes son fundamentales tanto para la formación del feto como para ayudar al crecimiento del útero durante toda la gestación. Mientras que en las madres que están dando de lactar son claves para aportar nutrientes a su leche materna.   

La variedad de pescados pueden ser una excelente manera de incluir proteínas a tu menú diario. Luego puedes considerar la leche, los yogures, los huevos y otras fuentes proteicas vegetales como los garbanzos o las lentejas. 

Carbohidratos 

Su función es proporcionarle energía al cuerpo. Las recomendaciones nutricionales pasan por escoger aquellos carbohidratos que son procesados de forma lenta por el cuerpo como el camote, la yuca, los plátanos o todas las presentaciones integrales del pan, el arroz, el maíz, la pasta o la avena. 

Calcio 

El calcio es necesario para la formación del esqueleto de tu pequeño bebé cuando está en el útero, pero también cuando lo alimentas con tu leche materna. 

Si no aumentas su consumo, entonces, el cuerpo tiende a tomarlo de tus reservas de calcio y puede llevarte a una descalcificación ósea a tempranas edades.  

Es importante incrementar la ingesta de alimentos que contengan calcio y eso supone un consumo diario de algunas de estas opciones: 

  • Medio litro de leche.
  • 2 raciones de queso (unos 50 gramos en total)
  • 1 yogur
  • 1 ración de legumbres o verduras
  • 3 piezas de frutas
  • Entre 5 y 6 almendras o avellanas, que son alimentos ricos en calcio

Ácido fólico 

Esta vitamina es esencial para la prevención de los defectos del tubo neuronal en el recién nacido y por eso, se recomienda su consumo, en especial durante las primeras semanas del embarazo. 

Algunos médicos suelen recomendar un complemento de ácido fólico cuando las madres sufren de anemia o tienen síntomas de malnutrición. Hay alimentos que son ricos en esta vitamina como la coliflor, las acelgas, las espinacas, los garbanzos y las frutas. 

Hierro

Este mineral es muy importante para evitar que el bebé nazca con un bajo peso, mientras que en la fase de lactancia es clave para ayudar a reponer las pérdidas de hierro durante el parto. 

Las espinacas y las lentejas son buenos alimentos para ayudarte a sumar esos miligramos extras de hierro que necesita tu cuerpo en cualquiera de estas dos etapas. 

Fibra

Las papas, los cereales y las legumbres también son buenos aliados para sumarle fibra a tu alimentación diaria. 

Las fibras pueden ayudarte tanto durante el embarazo como en la fase de lactancia a normalizar el flujo intestinal. Las fibras sirven para aliviar el estreñimiento que suele afectar a muchas mujeres embarazadas, en especial durante el último trimestre de la gestación. 

En general una forma sencilla de mantener una buena alimentación durante tu embarazo y en la etapa de lactancia es: 

  • Incluir grandes cantidades de frutas y verduras en tu menú diario
  • Ingerir cantidades suficientes de leche y alimentos derivados para asegurarte el aporte de calcio que necesitas a diario
  • Apostar por alimentos ricos en proteínas como el pescado, el pollo, los huevos o los garbanzos y las lentejas, en vez de las carnes rojas
  • Comer buenas cantidades de alimentos ricos en féculas como el pan, la pasta, el arroz y los cereales del desayuno 

Mantener una buena alimentación te permitirá dar lo mejor de ti a tu bebé, consumiendo los nutrientes adecuados podrás apoyar el correcto desarrollo de tu embarazo y prepararte para el periodo de lactancia, donde la leche materna es la mejor nutrición y protección para el bebé, porque tiene anticuerpos, HMO y otros componentes claves.

Recuerda siempre consultar con tu médico cuáles son las opciones más saludables para ti y tu bebé.

BIBLIOGRAFÍA

Rodríguez-Palmero, María (2001) Recomendaciones dietéticas en el embarazo y la lactancia. Ámbito farmacéutico. Recuperado de: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-recomendaciones-dieteticas-el-embarazo-lactancia-10022014

Segura, Susana (2015) La importancia de la nutrición materna durante la lactancia, ¿necesitan las madres lactantes suplementos nutricionales? Recuperado de: www.analesdepediatria.org

WF 4707

 

SIMILAC® 3 KID CONTIENE HMO* UN COMPONENTE CLAVE QUE AYUDA A FORTALECER EL SISTEMA INMUNE DE LOS NIÑOS

Similac® 3 Kid no es ni intenta ser un sucedáneo de la leche materna. Es para niños mayores de 2 años. Consulte con su médico. *Oligosacárido 2´- fucosil lactosa (2´-FL), biosintetizado. Ref: 1.Goehring KC, et al. Nutr. 2016;146(12):2559-2566. 2.Alarcón PA, et al. Nutrition. 2002. 8(6):484. 3.Ruiz Palacios GM, et al. J BiolChem2003;278:14112-14120.

Últimos Contenidos

aprendiendo_a_comer_temprana_edad_mob_385x300

Aprendiendo a comer desde temprana edad

Saber alimentar adecuadamente a nuestros hijos no es tarea fácil. Son muchas las dudas que nos generan en cada etapa de su crecimiento. ¡Tranquilízate mamá!, aquí te daremos algunos consejos para que tu hijo crezca con una vida sana.

celebracion_de_cumpleanos_mov_385x300

Cómo hacer una fiesta infantil y ahorrar al mismo tiempo

Una fiesta infantil no siempre tiene que ser un derroche de dinero, por el contrario, podemos celebrar esa fecha especial a nuestro hijo sin necesidad de gastar tanto pues lo que importa a la final es que nuestro pequeño se divierta y disfrute.

el_bano_y_el_bebe_mob_385x300

El baño y el bebé

El ser mamás nos invade la cabeza de preguntas, y una de ellas es ¿Cómo y cuándo podemos bañar a nuestro bebé? Pues bien, la respuesta es sencilla, desde que a nuestro bebé se le cae el cordón umbilical ya es posible bañarlo sin embargo antes de esto puedes limpiarlo con poquita agua sin sumergirlo completamente y ¿cómo? Eso lo decides tú, lo más recomendable y cómodo es hacerlo en una bañera para bebés, pero también lo puedes bañar contigo en la ducha.